lunes, 30 de mayo de 2016

¡Más madera! ( o menos )

En lo que ha sido mi último taller de la temporada con Juan, llevé mi tejo para avanzar con los trabajos de madera.
El tronco está hueco, eso ya lo sabíamos. Lo que no me imaginaba es que le íbamos a meter tanta caña. Pero se trata de dar textura y movimiento a la madera muerta, que en el caso de este tejo, es muy protagonista.
Así estaba al llegar









Había que reducir bastante y crear más zonas de madera muerta. Dejar verde  al otro lado ( pues había vena viva, y de hecho estaba brotando ) ensanchaba mucho el proyecto de árbol, lo que nos obligaría a crear un bonsái de mayor tamaño, también en altura. Nuestra idea era un bonsái tamaño Kifu, muy potente en la base y en las maderas, pero contenido en  altura.


Estas son algunas fotos de las zonas que debía "pelar", marcadas con tiza







Y aquí procediendo. La herramienta de momento manual. Buenas gubias que permiten morder la corteza y luego levantarla. Me gusta mucho trabajar la madera así, más que nada por el respeto y el miedo que tengo a las máquinas.





Después rebajamos algún tocón de la madera más vieja, a base de alicate de jin.
A partir de aquí dejé al maestro que le metiera mano con la maquita.


video


El resultado está ya muy cerca del final, me refiero sólo a los trabajos de madera, al verde todavía le queda mucho. Aunque es posible que se reduzca todavía algún jin, sobre todo el cuerno torcido que corona el conjunto.  A mi nunca me ha convencido demasiado, y me alegré cuando Juan me dijo que seguramente lo rebajaríamos bastante. De momento ahí está, así se quedó. Ahora, a dejarle crecer y recuperarse.






Además de lo satisfecho que se queda uno después de un trabajo de este tipo, la jornada fue de lo más agradable. Decidimos días antes que en vez de salir a comer por ahí, nos quedaríamos en el taller y cada uno traería cosillas. Le pedí a Jose que me pasara foto del hojaldre con nocilla que nos preparó de postre, y es lo único que muestro, pero dimos cuenta de una empanada de atún , tortilla de patata, una quiche de espárragos verdes, unos boquerones en vinagre, guacamole...




Bonsai, amigos y buena comida, que más se puede pedir!


Aquí pongo alguna foto de mis colegas trabajando, que no se diga. Se disfruta mucho, pero también se trabaja, sobre todo Juan, como es lógico, pero también todos los demás. Y si no que se lo digan a Miguel, que se pasó alambrando su sabina todo el día










Juan dotando de textura a una rama muy cilíndrica del prunus de Jose
video


La sabina de Miguel, con el verde ya colocado. Una buena pieza ( digo la sabina, que Miguel...también :) Está la duda de qué hacer con el jin inferior, que parece muy largo. De momento ahí se dejó, cuando se decida el dueño se acortará o se eliminará del todo.


En fin, la jornada dio para mucho, y ni mucho menos está todo en este artículo, pero parece mentira lo que se aprovechan estos talleres y cuánto se aprende. Un gusto!